Mundos posibles

    El estudio trasnacional del primer socialismo estaba necesitado del nuevo interés Posiblesacadémico que ahora despierta, después de decenios de poca actividad en un campo de investigación del que pareciera que todo había quedado dicho entre los años sesenta y ochenta del siglo pasado. El libro coordinado por Carlos Illades y Andrey Schelchkov, Mundos posibles: el primer socialismo en Europa y América Latina (México, El Colegio de México / Universidad Autónoma Metropolitana-Cuajimalpa, 2014) es una buena muestra de este renovado interés y de los resultados que puede arrojar.

    El libro procede de un seminario organizado en México en abril de 2012 por la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Unidad Iztapalapa de la UAM, el Cuerpo académico de Historia Intelectual de la Unidad Cuajimalpa de la misma Universidad y el Proyecto de Investigación Básica 150714 del CONACYT. Su difusión queda asegurada por la publicación de los textos en la prestigiosa colección “Ambas orillas” del Colegio de México, dirigida por Clara E. Lida, a quien los coordinadores del volumen agradecen la edición y yo agradezco ahora que me hiciera llegar un ejemplar.

    No ha sido habitual hasta ahora el enfoque comparativo y trasnacional que adopta este libro. Dado que el primer socialismo manifestó predilección por los experimentos de pequeña escala (fueran de carácter comunitario, asociativo o municipal), la historiografía apenas ha sido capaz de superar ese localismo que impregna las fuentes y llegar hasta un ámbito de estudio identificado con el Estado-nación. Ese marco territorial del Estado-nación tal vez fuera adecuado para estudiar la dimensión política que el socialismo adquirió en alguno momentos y en algunos lugares. Pero esa dimensión política, más evidente en la socialdemocracia y el comunismo de épocas posteriores, no agota el fenómeno del socialismo romántico; tal vez contribuya a ocultar algunos de sus aspectos más interesantes, como la inclinación hacia la utopías, la experimentación, la acción directa, la circulación y la hibridación de ideas, por lo que mantener la perspectiva “nacional” resulta hoy inadecuado al objeto y solo justificable por tradiciones académicas y lógicas administrativas muy arraigadas. Hay que saludar como un logro, pues, este cambio de escala de observación, que supera lo nacional para lanzar una mirada más universal y más atenta a la circulación de las experiencias y de las ideas, su reapropiación y resignificación en distintos espactos y por actores parcialmente diferentes. Que la perspectiva sea, además, trastlántica, conectando las experiencias de América Latina con las de la vieja Europa, permite apreciar perfiles que quedaban en la sombra mientras nos empeñábamos en verlos solamente bien de un lado o bien del otro.

    Aquí tenemos un ensayo sobre el caso de Francia (Michel Cordillot, Université Paris 8 Saint-Denis: Socialismo y comunismo en Francia, 1830-1848) y otro sobre España (Gloria Espigado, Universidad de Cádiz: El primer socialismo en España. Culturas políticas y prácticas sociales, 1835-1874); seguidos de otros sobre México (Carlos Illades, Universidad Autónoma Metropolitana: Socialismo y rebelión agraria en México, 1850-1886), Bolivia (Andrey Schelchkov, Academia de Ciencias de Rusia: Por la igualdad y una república plebeya en Bolivia), Colombia (Gilberto Loaiza Cano, Universidad del Valle: Del débil utopismo de las elites a la formación de una cultura política popular en Colombia), Chile (Andrey Schelchkov: La libertad en la igualdad o la igualdad en la libertad. Igualitarios, liberales y revolucionarios en Chile a mediados del siglo XIX), el Río de la Plata (Fabio Wasserman, Instituto Ravignani: La Generación del 37: romanticismo y socialismo en el Río de la Plata, 1830-1850) y Brasil (Ivonne Gallo, Grupo U-Topos, Universidade Estadual de Campinas: El furierismo en Brasil: militantes, militancias y utopías).

    Abren el libro un prólogo de Enrique Semo y una introducción de Carlos Illades. En esta última se dan algunas claves para la interpretación del conjunto y para poner a dialogar unos casos con otros, incluso con algunos no contemplados en los capitulos del libro, como los de Inglaterra y Rusia. Allí se muestra, por ejemplo, el contraste entre las cronologías de un lado y de otro del Atlántico: un socialismo europeo en el que las “revoluciones románticas” del siglo XIX -especialmente las de 1848- llevaron a replantearse la participación en política (Victor Considerant en Francia, Fernando Garrido en España…), frente a unos socialismos latinoamericanos más apolíticos hasta fechas avanzadas y, por lo mismo, más centrados en la acción asociativa para la reivindicación económico-social y en la experimentación comunitaria. Al recorrer estos ejemplos tratados en el libro se descubre, en cualquier caso, que todo ello se hacía con un altísimo grado de eclecticismo doctrinal, pues los grandes propagandistas del XIX mezclaban ideas y teorías de procedencias diversas, en fórmulas flexibles que creían adecuadas al entorno concreto del momento y del lugar, de una forma que en el siglo XX habría sido inconcebible.

    El propio Illades termina su introducción a Mundos posibles con un párrafo que merece ser reproducido:

    “La historia del socialismo es en buena media una “historia del futuro”, un relato de los deseos, las expectativas y las opciones. No es sólo la acción presente o lo que ya pasó, sino lo que nos gustaría que fuera o debería ser; por esto es entonces una historia del futuro, una utopía; es una perspectiva histórica acerca de éste. Reflexionar en nuestro tiempo en torno al primer socialismo es oportuno porque constituyó una crítica frontal a la civilización industrial, actualmente en crisis. Si estamos en un orden donde aparentemente no hay alternativa, es importante tratar de entender cómo en el siglo XIX se concibió la posibilidad del cambio; por esto también permite pensar el presente. Intentamos, en suma, ofrecer una perspectiva compleja y comprehensiva de la historia del primer socialismo en Europa y Latinoamérica, antecedente olvidado del feminismo, las comunas de la década del setenta y los indignados de hoy” (p. 31).

    Sin duda acierta Illades al recordarnos la actualidad de aquel primer socialismo, nacido para criticar de raíz el capitalismo naciente y poner de manifiesto el carácter artificial, interesado, y por lo tanto evitable, de sus peores consecuencias sociales: las mismas que hoy vemos desarrolladas hasta sus últimas consecuencias, acompañadas por un discurso neoliberal que las presenta como naturales e inevitables, aludiendo a la supuesta ausencia de alternativas. El primer socialismo o socialismo romántico, como se le llama en este libro, fue una verdadera fábrica de ideas, un laboratorio de soluciones y de ensayos para evitar que el capitalismo salvaje completara su marcha destructora. De aquella creatividad original, de aquella voluntad de imaginar mundos posibles y de experimentar con ellos, se fue quedando huérfano gradualmente el socialismo posterior. También de la dimensión utópica, que en aquel primer socialismo era tan protagonista que le sigue siendo apropiado ese otro nombre de socialismo utópico, aunque se le diera con intención de desacretitarlo. No sólo es clamorosamente necesario reivindicar aquel mundo de ideas en el plano político; también lo es en el plano puramente historiográfico, en la medida en que los primeros tiempos del movimiento socialista proporcionan un modelo con arreglo al cual estudiar y comparar muchos otros movimientos políticos y sociales que, en distintas épocas, han proporcionado utopías capaces de generar esperanza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *