Un lugar donde todo es posible: Sensibilidad romántica y pensamiento utópico en la España del siglo XIX

Ponencia presentada por Juan Pro en el III Symposium of the Nineteenth-Century Hispanists NetworkParís, 24-25 de mayo de 2013. University of Kent/Nineteenth-Century Hispanists Network.

La ponencia explora el alcance del pensamiento utópico en España durante el periodo de construcción del Estado nacional, como un ingrediente relevante tanto de la resistencia contra el orden que se estaba imponiendo como de la misma construcción de ese Estado. Aparte de la existencia de un socialismo utópico y de utopías anarquistas y demo-republicanas, no puede pasarse por alto la dimensión utópica que existía en algunas manifestaciones del liberalismo y del antiliberalismo carlista; en la España del XIX hay utopías tecnocráticas, utopías administrativas, militaristas, industrialistas, regionalistas…  La proliferación de esta manera entusiasta y pura de pensar el futuro, sin asumir compromisos con la realidad, fue posible en un marco cultural muy concreto, como el que creó el romanticismo.

España fue un lugar romántico por excelencia, idealizado por la imaginación romántica de escritores y viajeros europeos, hasta el punto de hacer asumir a los españoles parte de los estereotipos en los que se veían reflejados desde fuera. Las elites del país recibieron con emoción las modas románticas europeas, al tiempo que impulsaron creativamente un movimiento romántico autóctono que se manifestó en la literatura, la música y las artes pláticas. Este nuevo régimen cultural y emocional del romanticismo trajo consigo una nueva definición de los sujetos, un nuevo lenguaje, nuevos roles de género, patrones de conducta y formas de relacionarse con el pasado y con el futuro. El mundo de la política y de las instituciones no podían quedar al margen de una transformación tan profunda, que iba mucho más allá de los cambios de régimen, de gobierno o de constitución. Se había abierto un espacio en el que todo parecía posible, y la imaginación llenó ese espacio con construcciones utópicas de muchas Españas que pudieron ser.

La ponencia plantea esta argumentación en un plano general, ilustrándola con algunos ejemplos concretos de personajes que pueden presentarse como prototipos románticos y como prototipos de utopistas. Y sostiene, a partir de los ejemplos concretos y de la argumentación general, un nuevo enfoque para la historia española del XIX en el cual se articulen los relatos tradicionales de orden político o socio-económico con una atención a las dimensiones culturales y emocionales que permitan darles sentido.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *