La República de las pequeñas diferencias: cultura(s) de izquierda y antifascismo(s) en España, 1931-1939

Documento de trabajo presentado por Hugo García en el Seminario de historia contemporánea del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset el 12 de diciembre de 2013.

Frente a la visión de las izquierdas españolas de los años 30 dominante en la historia política y social del periodo, que las presenta como un colectivo hiperfragmentado y diferente, el documento propone considerarlas como variantes de una cultura radical procedente del romanticismo social europeo y actualizada durante la Segunda República. Este sustrato cultural común a las grandes familias ideológicas (republicanos, socialistas, anarquistas, comunistas), se caracterizaba por su populismo, su visión maniquea de la sociedad, su anti-pluralismo, su mística revolucionaria, su moralismo racionalista y un progresismo de tintes utópicos, rasgos que se advierten tanto en el discurso de los distintos grupos como en sus prácticas simbólicas (emblemas, himnos, conmemoraciones, héroes). Sobre estos valores y modos de concebir el mundo se construyó a partir de 1933, como sucedió en la mayor parte de Europa, el movimiento sociopolítico que en apenas tres años unió a las familias históricas de la izquierda en un frente común contra el fascismo, encarnado por las derechas antirrepublicanas y los grupos sociales que se les asociaban (empresarios, Iglesia, Ejército). Además de una táctica política y electoral, en los discursos y la simbología antifascista que dominó la España republicana durante la Guerra Civil se pueden leer una visión de la historia y un proyecto de sociedad alternativo, o más bien varios proyectos que la derrota militar de la República impidió fraguar. Revisar una historia tan conocida como la de nuestros años 30 desde la perspectiva cultural permite escapar de las visiones teleológicas proyectadas por la historiografía de la Transición y aproximarse a esa “España que no ha sido, que pudo ser, que [acaso] debió ser” a la que aludía Marcelino Domingo en vísperas de la proclamación de la República y que, con sus virtudes y sus defectos, sigue encarnando el principal proyecto utópico de nuestra historia.

(El texto completo del documento se puede leer en https://www.academia.edu/5297034/La_Republica_de_las_pequenas_diferencias._Cultura_s_de_izquierda_y_antifascismo_s_en_Espana_1931-1939)

Call for papers: Seminario sobre “Poder e instituciones políticas en el Atlántico ibérico: redes, modelos y transferencias” (Madrid, septiembre 2014)

El comité organizador del XII CONGRESO DE HISTORIA CONTEMPORÁNEA, “PENSAR CON LA HISTORIA DESDE EL SIGLO XXI” (Madrid, 17, 18 y 19 de septiembre de 2014) ha publicado su segunda circular: en ella se incluyen los talleres-seminarios aprobados, entre los cuales se incluye el que propusimos desde el proyecto Imaginarios de Estado…, conjuntamente con otros dos proyectos de investigación con los que compartimos temas de trabajo e inquietudes intelectuales.

El taller-seminario es el número 11 del congreso, y se titula: PODER E INSTITUCIONES POLÍTICAS EN EL ATLÁNTICO IBÉRICO: REDES, MODELOS Y TRANSFERENCIAS. La circular puede encontrarse en la página web de la Asociación de Historia Contemporánea.

Como allí se indica, el plazo para la presentación de propuestas de comunicaciones está abierto hasta el 1 de marzo de 2014. Estas propuestas, que consistirán en un título y un resumen de no más de 100 palabras, deben enviarse a los coordinadores del seminario: Hugo García <hugo.garcia@uam.es>, Carmen de la Guardia <carmen.guardia@uam.es> y Marta Bonaudo <mbonaudo@tower.com.ar>.

Posteriormente, los coordinadores seleccionarán las comunicaciones admitidas y pedirán el texto de las mismas, que deberá limitarse a un máximo de 8.000 palabras y ser enviado antes del 1 de junio para su publicación en la web.

Reproducimos aquí el Call for Papers con el que definimos el seminario e invitamos a presentar comunicaciones en el mismo.

Una invitación a pensar históricamente el Estado-nación

Cuando nos planteamos emprender un proyecto de investigación sobre la construcción cultural del Estado-nación, lo hicimos desde una doble convicción:

Por un lado, una convicción -digamos- de carácter académico: la de que, siendo el Estado-nación una de las realidades más relevantes de la historia contemporánea, y una posible clave para su interpretación, su estudio se ha limitado a las dimensiones políticas, diplomáticas, estratégicas, jurídicas e institucionales, con incursiones ocasionales en otras dimensiones, como la  social o la económica; pero que faltaba casi totalmente cruzar los estudios sobre la construcción histórica de los estados con el desarrollo que, desde hace ya varios decenios, ha adquirido la historia cultural. Analizar los lenguajes, las categorías de pensamiento, las racionalidades culturalmente condicionadas con las que algo tan grande y complejo como el Estado ha sido pensado a lo largo de la Historia; e incluso, atreviéndose a traspasar otras fronteras, adentrarse en el terreno de lo emocional, recogiendo el desafío de la nueva historia de las emociones para no ignorar el papel de los sentimientos y de los afectos en la construcción cultural del marco institucional en el que se ha desarrollado la vida política -y no sólo política- de las naciones contemporáneas.

Por otro lado, una convicción vital, relacionada más con la presencia como ciudadanos en el espacio público -y el compromiso que ello implica para los historiadores- y menos con el desempeño profesional de la labor investigadora: la convicción de que el Estado-nación toca a su fin, o al menos se halla en una profunda crisis; su gran momento pasó, y habrá que situarlo probablemente en los siglos XIX y XX que nosotros estudiamos, puesto que desde finales del XX son muchos los indicios de que la vida política empieza a moverse en otros parámetros (como los que crean las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación) y en otros espacios (a la vez de escala superior e inferior a la prototípica del Estado-nación). Desde esa perspectiva, de un periodo que se cierra, el análisis de sus inicios, del proceso genético de las estructuras que lo han definido hasta ahora, resulta muy atractivo como vía para desnaturalizar las lógicas del periodo en que el Estado-nación ha sido hegemónico y estudiarlas como soluciones históricas que se eligieron o se impusieron sobre otras que quedaron descartadas.

Desde esa doble convicción, resultaba para nosotros de gran interés abordar el estudio histórico de las dimensiones culturales de la construcción del Estado contemporáneo. Y optamos por hacerlo con una cierta modestia -o realismo, si se quiere-, a fin de que la tarea no nos desbordara desde el principio. Empezar por el caso de España e insertarlo en una dimensión comparativa con otros países de Europa y América nos pareció una buena forma de entrar al problema. Y entre los muchos aspectos que podría abarcar una historia cultural de la construcción del Estado, elegimos empezar por los imaginarios de Estado: las formas en que el Estado ha sido pensado, imaginado, deseado o temido antes de quedar del todo definido, o acompañando al proceso de su definición; estas formas de anticipación de lo estatal, fuertemente condicionadas por un marco cultural y lingüístico, son las que ahora estamos poniendo “bajo el microscopio”.

¿Qué esperamos de una investigación como esta? Desde el punto de vista académico (historiográfico), se trata de poner a discusión el paradigma fiscal-militar, que ha dominado desde hace tiempo los estudios en torno a la construcción del Estado, sobre todo bajo el peso de la sociología histórica.

Y desde un punto de vista más amplio, que pretendería alcanzar a todas las disciplinas de ciencias sociales y humanidades, pero también a la ciudadanía como un todo, pensar la historicidad de la fórmula del Estado-nación, en general, y del español en particular: cómo y cuando se construyó, bajo qué circunstancias, por quién y contra quién, por qué tomó esta forma y no otra, qué alternativas se formularon y quedaron descartadas por el camino, qué se esperaba conseguir con ello, qué se consiguió realmente…

La ambición implícita en este esfuerzo de investigación y de crítica es la de dar herramientas para pensar, aquí y ahora, cuál es el balance de logros y de fracasos de la fórmula estatal en la que se ha vivido a lo largo de los últimos 200 años, qué problemas arrastra y qué opciones alternativas podrían explorarse. Todo ello desde el laboratorio que supone la Historia y con la caja de herramientas que ofrece la historia cultural para descodificar las experiencias del pasado. Creemos que con este esfuerzo podemos contribuir a que nuestros contemporáneos -tanto si son historiadores como si no lo son- se hallen menos indefensos frente a los profundos e inquietantes cambios que se adivinan a nuestro alrededor.

Y, ahora que terminamos un primer año de trabajo en equipo sobre esta materia, nos lanzamos a la discusión pública del asunto, con la convicción de que encontraremos interlocutores y se enriquecerá nuestra visión del problema. Lo hacemos hoy, que comienza el invierno; pero con espíritu alternativo, recordando que en el hemisferio sur es el verano lo que ahora comienza.