Utopías afines a la nación

La matrona españaLas dos últimas e interesantes intervenciones de Juan Pro -la primera de ellas en respuesta a un post mío y la segunda relativa a un libro reciente- parten del principio de lo utópico como algo transgresor de la realidad existente, sea mediante un discurso transnacional o a través del recurso al lenguaje artístico. Sin contradecir esas ideas, sí considero pertinente señalar que lo utópico presentó, al menos en el siglo XIX, otras dimensiones más apegadas a un sueño de conservación.

En ese sentido, pese a que la utopía, definida como el no lugar, representaría lo antagónico de la nación, dada su vocación universalista, no podemos olvidar que dicho género literario surgió con la modernidad y con la aparición del Estado nacional. En opinión de Seeber (SEEBER, Hans Ulrich, «Utopia, Nation-Building, and the Dissolution of the Nation-State Around 1900», en Ralph PORDZIK (ed.), Futurescapes. Space in Utopian and Science Fiction Discourses, Amsterdam, Rodopi, 2009) la delimitación territorial fue el punto de partida de la utopía moderna. El acto fundacional del modelo de Tomas Moro tuvo lugar cuando el rey Utopos separó una península del continente, convirtiéndola en isla, es decir, dotándola de una territorialidad precisa. A lo largo del siglo XIX la utopía fue muchas veces una respuesta a la busqueda de una armonía perdida a causa de las transformaciones globales acaecidas en la centuria. Y un escenario predilecto de ese sueño armónico se localizó en la comunidad nacional, imaginada y deseada. Por ejemplo, en la utopía literaria más leída e influyente del XIX,  Looking backward, inspiradora de numerosos clubes y de un potente partido nacionalista en los Estados Unidos, Edward Bellamy presentó un país homogéneo, sin razas ni divisiones políticas. Igualmente, Philip Wegener (WEGENER, Philip The invention of India in Kipling´s “Kim”, en Cultural Critique, winter 1993-1994, pp. 129-159 University of  Minesota Press) nos ha recordado en su estudio de Kim de Kypling su sueño utópico de una India unida y armónica bajo la hegemonía blanca. A partir de esto podemos señalar en coincidencia con Marlana Portolano (PORTOLANO, Marlana, «The Rhetorical Function of Utopia: An Exploration of the Concept of Utopia in Rhetorical Theory», Utopian Studies, 23, núm. 1, 2012, pp. 113-141) la existencia de una retórica utópica, común a los movimientos nacionalistas, que estableció un relato triádico, con una edad de oro  pasada, un presente frecuentemente problemático y un futuro ideal.

Créditos fotográficos

Alegoría de España, Diccionario gráfico de Arte y Oficios Artísticos, Madrid, 1923 (Biblioteca Nacional de España)

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.