De utopía y armonía

Hombre_de_Vitrubio

Hombre de Vitrubio en homenaje a Leonardo, Vinci (fotografía de Alessandro Quisi).

Las utopías históricas son enormemente diversas, pues de hecho muestran las especificidades culturales y sociales del contexto en el que han surgido. Pero si hubiera que señalar un componente común entre ellas, podría ser la búsqueda de la armonía.

Efectivamente, bajo formas muy diferentes (que van desde el autoritarismo hasta la falta total de imposiciones), el pensamiento utópico busca lograr un mundo armónico. Esta armonía se entiende unas veces como igualdad y otras como complementariedad entre desiguales. Hay utopías socialistas, tradicionalistas, ultraliberales, etc.: pero todas ellas buscan generar un tipo de comunidad muy cohesionada en la que los conflictos habrán desaparecido o se habrán mitigado hasta llegar a la mínima expresión. Esta podría haber sido una novena reflexión en el balance que realicé anteriormente sobre el congreso de Utopías y distopías en el mundo hispánico (siglos XVIII-XX), que celebramos en marzo en el CSIC; pero no la incluí, porque aunque el tema se planteó en el congreso, no hubo acuerdo en torno al tema, que podría constituir una línea interesante de discusión.

¿Buscan todas las utopías la armonía? ¿O unas sí y otras no? En mi opinión, el concepto de armonía es consustancial al pensamiento utópico, por más que las formas de entender esa armonía y los medios para obtenerla puedan ser enormemente variados, respondiendo a la diversidad de situaciones históricas y de marcos socioculturales en los que se han formulados las utopías a lo largo del tiempo.

Podría irse incluso más lejos y decir que si la búsqueda de la armonía es el “núcleo duro” del utopismo, es fundamentalmente por la vía de buscar la recomposición de una armonía cuya pérdida se lamenta. Hay en todo el utopismo, incluso en el más progresista e imaginativo, un punto de nostalgia por alguna edad de oro perdida -real o imaginaria-, de la cual se añora su armonía: armonía de los seres humanos entre sí, de unos grupos con otros, pero también armonía del hombre con la naturaleza (elemento que está presente en muchas utopías).

Jardin_Tomas_Moro

Tomás Moro en el jardín de Utopía: grabado de Holbein para la portada de la primera edición de la Utopía (1518), que muestra a Tomás Moro conversando con el humanista Pedro Gilles y con Rafael Hythlodeo, auxiliados por el criado John Clement.

El utopismo clásico, producto de la modernidad occidental, toma su fuerza del desorden que la modernidad ha introducido en la sociedad, de la extensión de la pobreza, la conflictividad, la desigualdad extrema, la marginación y la explotación. Unas veces se pronuncia expresamente contra las consecuencias de la modernidad y propone formas de vuelta a un pasado idealizado; y en otras ocasiones, trata de inventar fórmulas nuevas para recomponer la armonía perdida sin renunciar a los logros materiales, científicos y tecnológicos de la modernidad (o tal vez explotándolos para que produzcan armonía en vez de conflicto). En la medida en la que pueden rastrearse en las raíces del utopismo occidental las huellas de la cultura judeocristiana, no cabe duda en que el mito del Paraíso perdido, el Jardín del Edén, desempeña un papel de primer orden. Y de ahí, tal vez, la frecuencia con que aparece la figura del jardín en la descripción de las utopías: el jardín como materialización de la armonía, como ese lugar en que la mano del hombre impone un orden ideal, pero también como un espacio de paz en el que se realiza la armonía entre el ser humano y la naturaleza y en donde, por tanto, son posibles encuentros y momentos de la más plena armonía.

La reflexión sobre el componente judeocristiano de las utopías occidentales podría dar pie a otra importante línea de debate: la de si todas las culturas humanas son generadoras por igual de pensamiento utópico, o se trata de una especificidad de la cultura occidental (relacionada con sus raíces judeocristianas o con otros componentes específicos de la evolución histórica de Occidente). Dependiendo de la definición que se haga de la utopía, encontraremos formulaciones que acepten esa etiqueta en la historia de China, India, Japón, el mundo musulmán, las civilizaciones indígenas de América, etc., o bien las encontraremos solo en Europa y en la América de cultura europea, a partir del Renacimiento y de la obra fundadora del género de Tomás Moro (aunque con precedentes que nadie olvida mencionar en el mundo clásico, especialmente en Platón).

 



Citar este post
Juan Pro (2014, 4 mayo). De utopía y armonía. Imaginarios de Estado. Recuperado 18 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/q3ni

4 comentarios en “De utopía y armonía

  1. Tras leer seguidas las interesantes entradas de Ainhoa Gilarranz y Juan Pro pienso que ambas se aplican especialmente bien al nacionalismo, un pensamiento que aspira a la armonía (literalmente u-tópica) de una comunidad nacional homogénea y que históricamente ha apelado a los sentimientos y las emociones con más intensidad y eficacia que ningún otro. El nacionalismo parece también un buen ejemplo de cómo todo proyecto utópico encierra su reverso distópico, en la medida en que la homogeneidad étnico-cultural a la que aspiran algunos nacionalistas sólo es alcanzable mediante la limpieza étnica. El socialismo –el sueño de una sociedad sin clases, o más frecuentemente el sueño de una sociedad de una sola clase– es sin duda una utopía del mismo género. En cambio, el liberalismo económico no parte de una abstracción sino de una realidad concreta –el individuo–, acepta el conflicto como componente inevitable de la vida humana y construye una utopía en el que la armonía es el resultado –paradójico y siempre imperfecto- de ese conflicto natural y universal entre individuos egoístas. Y, sea por este pesimismo antropológico o por otra razón, el liberalismo no tiene una dimensión emocional ni un reverso distópico tan evidente como otras utopías contemporáneas.
    Comparto sólo intuiciones sin elaborar, pero creo que merecería la pena que, paralelamente a la comparación entre la propensión utópica de distintas sociedades o civilizaciones que propone Juan Pro, nos planteásemos la cuestión de si existen diferencias fundamentales entre distintos tipos de utopías como las mencionadas, contemporáneas y en algunos casos compatibles como entre sí. Lo que, de confirmarse, nos llevaría a problematizar el concepto de utopía y, me temo, nos devolvería a la casilla inicial de la investigación.

    • Juan Pro y Hugo García plantean dos cuestiones interesantes. Por empezar por el último, no me queda tan claro que el liberalismo parta de algo concreto y que el individuo no tenga, igualmente, un elevado carácter abstracto. Tampoco creo que puedan ignorarse los aspectos emocionales en un mundo de egoístas, pues, y así se ha señalado desde teóricos de la acción colectiva, como Elster, existen otros elementos, aparte de la racionalidad, que constituyen el “cemento de la sociedad”. En general, el liberalismo ha sido y es utópico: establece un horizonte promisorio, es cierto que lejano y poco definido (lo que comparte con muchos socialismos). Por otra parte, no excluye los sueños sociales (desde la sociedad de pequeños propietarios del liberalismo temprano, al progreso ilimitado de la ciencia de mediados del siglo XIX; el capitalismo popular que nos abría a todos la posibilidad de convertirnos en accionistas de Bolsa en los años 1980; o la actual sociedad de emprendedores. Si bien al mercado se le acaba atribuyendo un rango de fenómeno natural, tuvo en su origen, según indica Rosanvallon, una vocación utópica en el sueño de construir una sociedad ajena al poder, capaz de armonizar y resolver los problemas planteados por la política. En este sentido, parecería que la armonía se puede convertir en el denominador común del sueño utópico…y que este podría encontrarse en muchas culturas. Jacqueline Dutton (“Non-Western Utopian Traditions”, capítulo deThe Cambridge companion to utopian literature) presenta un catálogo de utopías, procedentes del mundo del judaísmo, el Islam, la India, China, Japón y Australia. Todas ellas son el resultado de una confluencia entre el impacto de la cultura occidental y tradiciones propias, ligadas casi siempre al fenómeno de una edad de oro.

  2. Gracias a todos por este interesante debate. Me interesaría profundizar en la cuestión de la armonía, componente siempre presente en toda formulación utópica. Particularmente, me interesaría reflexionar sobre las causas de ese anhelo de armonía que es lo que, intuyo, es lo que confiere a todo proyecto de Estado y de reforma político-social un componente utópico. ¿Es, como señala Juan Pro, consecuencia del desorden, la desigualdad, la miseria derivados de la “modernidad”? ¿Y qué hay, entonces, de las utopías premodernas? Por favor, si teneís opiniones al respecto o conocéis referencias bibliográficas sobre este tema, compartidlas. Gracias.

    • Me parece muy pertinente la mención que hace Florencia sobre las utopías premodernas. Por una parte, diría que el ideal de la igualdad ante dios, presente en los monoteísmos salidos del Oriente Próximo, alentó bastantes intentos utópicos en la Edad Media. Por otra parte, la armonía “social” como anhelo y la armonía como principio que debe caracterizar un gobierno justo y legítimo tampoco falta en la Antiguedad y está muy presente en muchas civilizaciones (hay que decir que en muchos casos, la supuesta organización armónica es jerárquica, no igualitaria). Un interesante estudio comparativo: Linda T. Darling, “Political Change and Political Discourse in the Early Modern Mediterranean World”: http://www.mitpressjournals.org/doi/abs/10.1162/jinh.2008.38.4.505?journalCode=jinh#.U7XEibGVppg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.