La historia del Estado y la nueva historia cultural

Exposición de la ponencia en el Seminario de Rosario

Exposición de la ponencia en el Seminario de Rosario

Juan Pan-Montojo

    Como ha explicado Juan Pro, entre el 8 y el 11 de diciembre de 2014, se celebró en Rosario (provincia de Santa Fe, Argentina) el seminario internacional «Nuevos enfoques en historia cultural de la política», al que presenté el texto La historia del Estado y la nueva historia cultural.

    El objetivo de la presentación era hacer un repaso de los (escasos) trabajos de la historiografía cultural en relación a la historia del Estado y sugerir algunas de las líneas del programa de investigación que, tanto dentro del proyecto «Imaginarios de Estado» -orientado por preocupaciones semejantes- cuanto desde otras instancias, debemos en mi opinión tratar de desarrollar los historiadores. A grandes rasgos son tres los niveles en los que afirmo que queda una larga tarea por hacer: 1. La identificación de los cambiantes contenidos de los proyectos de Estado en cada país; 2. El estudio específico de la evolución del Estado como idea y de los mecanismos de socialización a través de los cuales se ha difundido; y 3. La comprensión de las visiones subyacentes a cada institución y a cada servicio público, es decir, de los modelos y contramodelos formulados en el desarrollo del Estado entendido como sistema. Propongo, además, que en cada uno de esos niveles no nos limitemos a acercarnos al pensamiento hegemónico, al triunfante, sino que tomemos en consideración las heterodoxias, las representaciones populares y de corporaciones y grupos específicos y los imaginarios del Estado en las elites subestatales. Todo ello con el fin de construir comparaciones internacionales tras el análisis nacional. Un orden de trabajo que  no debe conducirnos a obviar los flujos transnacionales de personas, de imágenes y de ideas que actúan desde el momento cero de la construcción del Estado.

    Más allá del interés estrictamente historiográfico de este programa, la necesidad de avanzar en una historia cultural comparada del Estado y de sus elementos componentes nace del repliegue del concepto de cultura política en el ámbito de la politología y en la tendencia al análisis estructural, y por lo tanto a obviar cualquier dimensión cultural, de la sociología histórica. Los historiadores parecemos ser los únicos candidatos posibles para revisar no solo las plurales trayectorias del Estado como idea, sino la dimensión cultural de las instituciones que han integrado el sistema estatal. Especialmente por cuanto que nos hallamos en un tiempo en el que se multiplican las voces que señalan que el Estado está siendo debilitado e incluso destruido por la globalización: en tales circunstancias entender su génesis y sus transformaciones temporales –algo que parece impracticable sin profundizar en los conceptos y representaciones que han presidido su evolución- se impone como tarea urgente. Al menos si queremos que la ciudadanía parta en sus diagnósticos y en sus propuestas de algo más que relatos esquemáticos del «progreso estatal», concebido como una inexistente carrera lineal hacia un ente universal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.