Exilios y utopías

Portada Libro Exils

Acaba de aparecer una publicación en la que cuatro miembros de IMAGEST (Juan Pro, Florencia Peyrou, Carlos Ferrera y Juan Luis Simal) participan: Delphine Diaz, Jeanne Moisand, Romy Sánchez y Juan Luis Simal (eds.): Exils entre les deux mondes. Migrations et espaces politiques atlantiques au XIXe siècle, Mordelles, Éditions Les Perséides, 2015    Este libro colectivo – originado en un coloquio celebrado en la Casa de Velázquez en marzo de 2012 – se acerca al fenómeno del exilio en su dimensión atlántica a lo largo del siglo XIX. Aunque uno de los ejes del volumen es problematizar la categoría del exilio – que generalmente viene asociada a consideraciones meramente políticas en ocasiones retrospectivamente aplicadas – un punto de considerable interés en torno al exilio político es su vínculo con planteamientos utópicos. Es sugerente apreciar cómo muchos de los desplazamientos de individuos o comunidades a través del océano Atlántico se asociaron a ideales que recogían proyectos de utopía: ya fueran proyectos fallidos que obligaron a sus protagonistas a salir de sus países, o bien proyectos que precisamente encontraron en un lugar remoto el ámbito en el que podían tornarse reales. Es habitual que estos dos aspectos se encontrasen relacionados en exiliados que aspiraban a realizar al otro lado del océano los proyectos que en sus países de origen no habían podido llevar a cabo.

    En este sentido es particularmente interesante reflexionar sobre la geografía de la utopía. Es bien sabido que la aparición de las utopías modernas está directamente relacionada con el desarrollo de la expansión europea desde el siglo XV, y en especial con la llegada de los europeos a América. El continente americano, o las islas situadas en su camino (como en el caso de la seminal Utopía de Tomas Moro, descubierta en el Atlántico por un explorador), fueron algunas de sus localizaciones reales o ficticias. Como Juan Pro ha explicado en otra entrada de este blog, “el Nuevo Mundo, por ser nuevo, por no tener un pasado feudal que los europeos tuvieran que asumir para construir cualquier futuro, se presentó desde el descubrimiento y a lo largo de los siglos como el territorio de la imaginación y de la libertad: el espacio supuestamente abierto y propicio en el que sería posible realizar los imaginarios que en el viejo continente topaban con obstáculos insalvables”. El propio Juan Pro estudia en su capítulo para este libro el lugar que los afrancesados reservaron en su proyecto político para el continente americano, concluyendo que fue secundario.

    Es sin embargo habitual considerar el continente americano como lugar de realización de proyectos condenados a fracasar en Europa o de experimentos de convivencia divergentes con las tradiciones y jerarquías propias de las sociedades europeas. Hasta el siglo XVIII fueron proyectos fundamentalmente de carácter religioso (colonias establecidas en América por parte de minorías perseguidas en Europa, generalmente por proponer modelos sociales alternativos, como cuáqueros, menonitas o amish). Sin embargo, desde la fundación de Estados Unidos, el continente tomó un carácter decididamente político en la imaginación occidental, ya percibido por algunos ilustrados y revolucionarios franceses, pero también por los propios colonos británicos independizados. No entraré en la discusión sobre el carácter utópico de la república estadounidense, pero sí me gustaría resaltar los proyectos de desarrollo de una utopía agraria jeffersoniana que reproduciría en EEUU un modelo de sociedad basada en pequeños agricultores independientes (yeomen), alejados de las fuerzas corruptoras del mercado y las aglomeraciones urbanas. Esta política fundacional se encuentra en la génesis de actitudes sociales y políticas estadounidenses que se extenderán durante los siglos XIX y XX a los neo-Jeffersonianos que diseñaron el Destino Manifiesto, o a diversos movimientos de resistencia a las autoridades federales. La república agraria resuena en los planes de algunos de los exiliados tratados en este volumen, como los bonapartistas que pusieron en marcha en el sur de los Estados Unidos colonias como el Champ d’Asile o la Vine and Olive (y que protagonizan la ilustración de portada del libro). El español Justo López Gómara fundó en Argentina a finales de siglo la comunidad socialista utópica de Villa Nueva de Guaymallén, basada en la agricultura vinícola y que contaba con un banco agrícola y un instituto agronómico. Carlos Ferrera analiza en su aportación la trayectoria de este literato, que asimismo escribió un relato (“La ciudad del siglo XXX”) en el que imaginaba “una Argentina próspera y democrática, poblada de inmigrantes con el derecho de ciudadanía, descentralizada y con una propiedad repartida equitativamente” (p. 237). En el libro también se hace mención – por parte del historiador argentino Gabriel Entin – a la efímera República de las Floridas, establecida en Amelia Island, frente a la costa oriental de Florida. Fundada en territorio arrebatado a España en 1817 por un conjunto de piratas, aventureros y revolucionarios liderados por el escocés Gregor McGregor, la república pasó a ser dominada por el corsario francés Louis Aury, que la alineó con la causa del México revolucionario y acogió a numerosos hispanoamericanos, entre ellos el exiliado rioplatense de ascendencia aimara Vicente Pazos Silva (Kanki). En la isla se llevaron a cabo unas elecciones en las que participaron hispanoamericanos, estadounidenses, franceses, ingleses, escoceses, irlandeses, alemanes, holandeses y haitianos (libres, ya que no se abolió la esclavitud) para formar una asamblea constituyente que debía establecer la legislación de la nueva República de las Floridas. Pazos Silva y el caraqueño Pedro Gual obtuvieron el mayor número de votos, y prepararon una constitución que creaba un gobierno “republicano democrático”. El experimento duró poco, pues la isla fue capturada militarmente por Estados Unidos a finales de año.

    El Amelia Island Affair ha pasado a la historia como un pintoresco y romántico suceso, pero lo cierto es que muchos proyectos de transformación radical delineados a lo largo del siglo XIX encontraron en los desplazamientos, los exilios y las migraciones una oportunidad y un reflejo. En su capítulo, Florencia Peyrou rastrea el surgimiento de una cultura política democrática transnacional en la Europa de las décadas centrales del siglo XIX y su relación con el exilio. Es interesante ver cómo esta cultura política vino acompañada de numerosos proyectos con fuertes componentes utópicos, que solían tomar la forma de federaciones internacionales, como la Confederación Europea delineada por el republicano español Fernando Garrido. Asimismo, el ideal de la república universal también estaba presente en los communards franceses y los cantonalistas españoles que Jeanne Moisand estudia en su capítulo, y que encontraron en Cuba un lugar al que trasladar su proyecto de democracia radical derrotado en Europa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.